miércoles, 30 de marzo de 2011

Quererlo todo

De repente me debato entre application forms, curatorial programmes, masters intinerantes, italiano de pacotilla, Nápoles sin ti y una vida sin complicaciones. De esas de sofá y manta para cada día.

Y es que el problema es quererlo todo, es querer ser la mejor en todo, una nació optimista y con la extraña intención de, al menos, intentarlo.

Ser la mejor estudiante, ser la mejor trabajando, ser la mejor amiga, ser la mejor conduciendo, ser la mejor hasta en el parchís.

Nunca juguéis conmigo una partida de trivial. Lo quiero todo.